8 consejos para recuperarse de una lesión grave

Si eres aficionado a los deportes u otras actividades de acondicionamiento físico, es probable que hayas sufrido una lesión en algún momento de tu vida.

Además del dolor, seguramente la lesión te haya disuadido de continuar participando en actividades físicas. Vale la pena señalar que contraer una lesión al realizar alguna actividad u ejercicio no es exclusivo solamente de ti.

Cómo recuperarse correctamente de una lesión grave

Aunque soportar una lesión y pasar por la fase de recuperación puede ser insoportable, aún tienes la oportunidad de regresar al campo o al gimnasio y continuar participando en las actividades físicas que amas y aprecias.

Recuperarse de una lesión

Recuperarse de una lesión puede ser difícil y agonizante, sin embargo, hay ciertas medidas que puedes implementar para facilitar tu proceso de recuperación y evitar que tu cuerpo sufra más daños. Estos consejos son los siguientes:

1. Averigua el alcance de tu lesión

En el momento en que sientas un dolor repentino en cualquier parte de tu cuerpo, lo último que debes hacer es hacer suposiciones sobre lo que puede ser. Es recomendable informar tus síntomas a tu médico para determinar la causa real del dolor.

Mientras visitas al médico, averigua el área exacta que se ha visto afectada y en qué actividades no puedes participar. Es tu responsabilidad consultar el alcance de la lesión, el período de recuperación esperado y si necesitas ver a un fisioterapeuta para que te ayude con tu recuperación.

2. Ejercita el músculo o la articulación lesionados haciendo ejercicios de baja intensidad

Dependiendo de los consejos de tu médico, debes mover el músculo lesionado para asegurar el proceso de curación. El movimiento mantendrá el flujo sanguíneo a través de los músculos y evitará que el músculo se acorte con el tiempo.

También puedes estirar el músculo ligeramente cada hora durante unos veinte segundos. Asegúrate de no exagerar, ya que esto puede causar más daño al músculo.

3. Observa lo que comes

La comida que comes determina la rapidez con que se curará tu lesión. Algunos alimentos causan inflamación en el cuerpo, lo que provoca más hinchazón y daños en las partes lesionadas. Esto es peor para las lesiones de tejidos blandos que van desde una distensión hasta un esguince.

Tu objetivo por lo tanto debe ser evitar los alimentos inflamatorios.

Estos alimentos incluyen harina, azúcares refinados, carnes procesadas, aceites y alimentos con grasas saturadas. En su lugar debes comer frutas, verduras y alimentos ricos en omega 3, ya que acelerarán la recuperación o el dolor causado por una lesión.

4. Busca un sistema de apoyo

Esto es extremadamente importante, especialmente si estas sufriendo algunas lesiones graves. Rodearse de familiares y amigos te motivará a mejorar.

También podrías rodearte de otras personas que se están recuperando de una lesión similar. Tener esa compañía elevará tu moral y afianzará tu proceso de recuperación.
Si estás trabajando con tu fisioterapeuta y un entrenador, asegúrate de que ambos se comuniquen entre sí. Esto creará consistencia en los planes de recuperación y por lo tanto limitará la confusión sobre lo que debes hacer y lo que no debes hacer.

5. Sé consciente de tu cuerpo

Diferentes personas pueden soportar diferentes niveles de dolor. Recuerda ser honesto con tu entrenador o fisioterapeuta. No empujes demasiado tu cuerpo cuando el dolor sea insoportable. Si cierta rutina de ejercicios causa más dolor en la parte lesionada que antes, comunícalo a tu entrenador.

Tómalo con calma y no minimices el dolor solo porque estás cansado de sentarte en el banco. Si el dolor se vuelve demasiado intenso, interrumpe tu entrenamiento hasta que estés listo para regresar. Es mejor esperar hasta que te recuperes completamente que regresar cuando tienes dolor, ya que es probable que esto te haga aún más daño.

6. Encuentra una actividad alternativa

Tener que renunciar a una actividad planificada como un maratón o un juego debido a una lesión puede ser muy frustrante para ti. Es posible que tengas miedo de perder tu estado cardiovascular debido a dicha lesión. Sin embargo, hay otras actividades que aún puedes hacer para mantener tu condición física sin dañar su cuerpo.

Por ejemplo, puede hacer algunas actividades cardiovasculares de bajo impacto como ciclismo, natación o un entrenamiento elíptico. Esto no ejercerá presión sobre tu tobillo de la misma manera que lo haría correr. Pídele a tu médico y terapeuta que te recomienden actividades en las que aún puedas participar.

7. Establece nuevos objetivos

Ahora que ya no puede correr ese maratón o ser parte del equipo de fútbol, debes establecer nuevas metas. Esto te ayuda a sentir que estás logrando algo sin estresarte. Puedes inscribirte en otra actividad unos meses después y tomar tu período de rehabilitación como preparación para esa actividad.

Tener una lesión no debería hacerte un teleadicto. Si no puedes participar en otra actividad física, puedes establecer otros objetivos al decidir por ejemplo perder algo o mantener tu peso actual a través de un programa de dieta. Esto te dará algo para trabajar y facilitará tu proceso de recuperación.

8. Acepta tus emociones

Para algunos atletas, quedarse fuera por una lesión es más doloroso que la lesión real. Puedes sentirte enojado, asustado, conmocionado o incluso negar la situación. También podrías sentir una profunda sensación de pérdida comparada con la sensación de añorar a tu antiguo yo.

Esta confusión emocional puede causar depresión clínica si no se atiende. Asegúrate de hablar con tu médico sobre cómo te hace sentir la lesión. El médico podrá ofrecer ejercicios mentales que te ayudarán a aceptar tu lesión y a acelerar su proceso de recuperación.

Resumen

En general, debes tener en cuenta que tener una lesión es común, especialmente en el mundo de los deportes y el acondicionamiento físico general. Aprovecha tu tiempo de recuperación y aprende a descansar.

Esta es una oportunidad para tomarte un tiempo libre y recargar tus energías. Otra forma en que puedes usar este tiempo es fortalecer tus habilidades mentales a través de la meditación mientras practica habilidades positivas de diálogo interno y trabajo en equipo.

Acerca del Autor

Para ayudarte a transformar y perfeccionar tu físico, hemos reunido un equipo de expertos en los que puedes confiar. Nuestros gurús del fitness y del culturismo harán las investigaciones necesarias para poder desglosar los mitos de la industria de la salud y del fitness.

Deja un comentario